Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Tilda Swinton’

afiche5

Mark Twain dijo una vez que la vida sería más simple si nacieramos de 80 años y de ahí ir rejuveneciendo. De esa frase fue que el escritor norteamericano F. Scott Fitzgerald escribió su cuento El Extraño Caso de Benjamin Button, la historia de un hombre que nace viejo y que, a medida que van pasando los años, va rejuveneciendo.

De esa premisa los guionistas Eric Roth y Robin Swicord desarrollaron la cinta que dirige David Fincher, quien por tercera vez, luego de Se7en y El Club de la Pelea, se une al talentoso Brad Pitt para contar esta historia del qué hacer con el tiempo que tenemos.

013

Cuando finaliza la Primera Guerra Mundial, entre el jolgorio de Nueva Orleans, nace el pequeño Benjamin (Brad Pitt); pero su padre Thomas Button (Jason Flemyng) al verlo, y por la muerte de su esposa al dar a luz, toma al bebe y lo deja en las escalinatas de un hogar de ancianos, donde Queenie, la encargada, lo recoge y lo cría como suyo, apesar de  lo curioso de su caso.

Es entonces, en ese hogar, donde la muerte los visitaba periodicamente, que Benjamin creció no sabiendo si era un niño o un anciano pronto a morir. Pero cierto día conoce a Daisy (Cate Blanchett), una niña de siete años de edad, nieta de una de sus compañeras en el hogar. Nunca olvidando sus hermosos ojos, Benjamin comienza a comprender de a poco los misterios de la vida, lo que lo lleva a recorrer sus propios senderos, siempre acompañado de diversos personajes, y de vez en vez de la propia Daisy que nunca lo abandonará.

023

El Curioso Caso de Benjamin Button es él estreno de este año. Es una película redonda como los ciclos de la vida misma, una vida en especial que acompañamos de la mano del extraño Benjamin Button, un hombre como cualquier otro, pero con la particularidad de ir hacia atrás… sólo en lo aparente. Y si nos damos cuenta, lo menos importante de este curioso caso, son las épocas por las que transita. No es como Forrest Gump que denota cada momento histórico con la presencia del protagonista. La historia a ese respecto es sólida porque le otorga la importancia crucial a la historia personal de los personajes, y no si tal o cual hecho histórico sucedió, o tal o cual personaje o gobernante hizo noticia.

Pero lo más notable en El Curioso Caso de Benjamin Botton es la ausencia de Fincher en un film de Fincher. Me explico. David Fincher es un director famoso por su estética oscura de temas sórdidos que rayan entre el thriller, el horror y algo de humor negro. Para lo que conocen un poco de sus películas es tan fácil de distingirlas como así las de M. Night Shyamalan. Pero en Benjamin Button sucede lo contrario: perdemos a Fincher, se vuelve complejo encontrar su sordidez, su oscuridad, su humor. No, Fincher no se ha ausentado, está, está en su película más límpida de su trayectoria. David Fincher no se mira al ombligo y abandona todo por la sobriedad de la historia, por el excelente trabajo que realiza con sus actores.

034

Argumentar que El Curioso Caso de Benjamin Button es una obra nimia y aburrida es la razón del por qué el pop-corn es sagrado, del por qué cintas como Meet the Spartans tiene seguidores, del por qué no nos gusta enfrentarnos con nuestra realidad. Benjamin Button nos plantea un posible sendero en esta vida al intentar responder el qué hacer con lo que tenemos, con lo que somos, con lo que podemos llegar a ser más de lo que podemos llegar a poseer. “Me voy como llegué: solo y sin nada” se nos aclara al comienzo de esta magnífica obra; el como aprovechar el tiempo entre uno y otro extremos ya depende de nosotros.

Anuncios

Read Full Post »

burn-after-reading1

La última vez que vimos a los hermanos Coen fue en la tediosa, pero efectiva (gracias a Javier Bardem como el despiadado ChigurhNo Country for Old Men. Sé de antemano que por dicho comentario me valdré del odio de muchos, sobre todo de aquellos que todavía piensan que la inercia cinematográfica es el equivalente a lo que llaman arte. Pero todavía no prendan las hogueras, oh cazadores de brujas, que los Coen han regresado.

malkovich1

En la mejor tradición de su elenco coral y de vuelta a la temática investigadores y bandidos, estos geniales hermanos hornean su historia siempre basándose en sus personajes pánfilos e ignorantes. Pasteles, en una palabra.

Al contable de la CIA Osbourne Cox (John Malkovic) lo echan de su trabajo porque dicen que tiene un problema con la bebida. Su esposa Katie (Tilda Swinton), una frígida mujer de negocios le importa más mantener su estátus que el devenir del torpe Ozzie. No por nada tiene de amante al fanfarrón y mentiroso de Harry Pfarrer (George Clooney) a quien le gusta hablar acerca de cómo nunca ha disparado su arma en sus años de servicio, ya que hay que tomarse las cosas con calma. Claro que Harry es un sexópata que engaña a su mujer cuando quiere. Es así como conoce a Linda Litzke (Frances McDormand), una de las relacionadoras públicas de un pequeño gimnasio de barrio. Linda no está feliz con su aspecto (los años se comienzan a notar), pero su aseguradora no le da el vamos para las múltiples cirugías que se quiere hacer. Pero su mejor amigo, el pelele de Chad Feldheimer (Brad Pitt) encuentra un CD con valiosa información de la CIA (cree él) y junto a Linda deciden extorsionar al terco de Osbourne Cox.

mcdormand1

Con un guión muy bien armado, con los diálogos inteligentemente hilarantes que los Coen nos saben dar, más unas actuaciones realmente formidables, Quémese Después de Leerse, nos trae de vuelta la magistral artesanía que ya disfrutamos en cintas ya clásicas como Oh Hermano, ¿Dónde Estás? y en Fargo.

clooney1

Equivocaciones, estupidez y mucho humor negro nos trae este último título de los Coen, quienes vuelven a escribir, producir y dirigir sus películas.

Quémese Después de Leerse es de esas pocas películas que por un módico precio puedes ver renombrados intérpretes, buenas actuaciones y unos directores de lujo.

Ahora, una vez pasados los primeros cinco minutos se darán cuenta que se encontrarán con personajes que no son para nada los arquetipos del heroísmo de Hollywood, ni mucho menos sesudos confabuladores de complejas artimañas. No. En Quémese Después de Leerse estaremos frente a frente con lo más decadente del ser humano; o como reza la frase de promoción: la inteligencia es relativa.

Read Full Post »