Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Thomas Kretschmann’

Muerto el Rey Guillermo IV, y al haber cumplido ya los 17 años de edad, en 1831 la joven princesa Alexandrina se convertiría en la Reina Victoria, cuyos logros económico-sociales fueron de suma importancia para su gente, quienes veían al monarca como un señor elevado en un trono de lujo.
Sin embargo, tal como reza el título de la obra, esta película se concentra en aquellos primeros años de gobierno de la joven reina Victoria y en aquellos años previos a la coronación, en los cuales se ensalzan con las confabulaciones palaciegas para quedarse con el trono de Inglaterra.
Magníficamente interpretada por Emily Blunt, la película nos entrega ciertos atisbos vedados al ojo profano y común, que nos ofrecidos como espectadores privilegiados de este mundo a la vez fastuoso y corrupto, del cual mucho habrá aportado la Duquesa de York, Sarah Ferguson, como una de las productoras de la historia.
Es así como recorremos la diégesis acompañando a una adolescente que se pregunta por qué es tan diferente a las demás y del por qué de su excesiva protección, que la lleva, incluso a ser el centro de drásticas medidas de seguridad.
Es aquí donde hace entrada en escena el Príncipe Alberto (Rupert Friend), quien como Victoria se ve acosado por su tío, el Rey de Bélgica, para que gane el favor de la posible próxima soberana. Es por dichas similitudes de comportamiento que unen a los jóvenes príncipes que intentarán llevar una relación prevista por el fracaso.
Nos encontramos con que, basados en los hechos reales de la vida de la Reina Victoria I, esta película bordea entre el ímpetu adolescente de sus protagonistas y las ansias de poder de todo bando y pariente imaginado a lo largo y ancho de Europa; sobresaliendo en el fuerte carácter de la soberana y sus ganas de construir una Inglaterra más justa para con sus necesitados.
Lamentablemente la película se estanca en aquellos primeros años de pre y post reinado, dejándonos sólo con una aviso en los intertítulos de los logros personales y políticos de la reina.
La Joven Victoria se nos muestra como un drama juvenil, lleno de farándula palaciega, intentando lograr los niveles que dejó Isabel: la reina virgen. Quizás sea necesario una secuela, como la de Isabel: los años dorados (ambas magistralmente protagonizadas por Cate Blanchet).

Muerto el Rey Guillermo IV, y al haber cumplido ya los 17 años de edad, en 1831 la joven princesa Alexandrina se convertiría en la Reina Victoria, cuyos logros económico-sociales fueron de suma importancia para su gente, quienes veían al monarca como un señor elevado en un trono de lujo.
Sin embargo, tal como reza el título de la obra, esta película se concentra en aquellos primeros años de gobierno de la joven reina Victoria y en aquellos años previos a la coronación, en los cuales se ensalzan con las confabulaciones palaciegas para quedarse con el trono de Inglaterra.
Magníficamente interpretada por Emily Blunt, la película nos entrega ciertos atisbos vedados al ojo profano y común, que nos ofrecidos como espectadores privilegiados de este mundo a la vez fastuoso y corrupto, del cual mucho habrá aportado la Duquesa de York, Sarah Ferguson, como una de las productoras de la historia.
Es así como recorremos la diégesis acompañando a una adolescente que se pregunta por qué es tan diferente a las demás y del por qué de su excesiva protección, que la lleva, incluso a ser el centro de drásticas medidas de seguridad.
Es aquí donde hace entrada en escena el Príncipe Alberto (Rupert Friend), quien como Victoria se ve acosado por su tío, el Rey de Bélgica, para que gane el favor de la posible próxima soberana. Es por dichas similitudes de comportamiento que unen a los jóvenes príncipes que intentarán llevar una relación prevista por el fracaso.
Nos encontramos con que, basados en los hechos reales de la vida de la Reina Victoria I, esta película bordea entre el ímpetu adolescente de sus protagonistas y las ansias de poder de todo bando y pariente imaginado a lo largo y ancho de Europa; sobresaliendo en el fuerte carácter de la soberana y sus ganas de construir una Inglaterra más justa para con sus necesitados.
Lamentablemente la película se estanca en aquellos primeros años de pre y post reinado, dejándonos sólo con una aviso en los intertítulos de los logros personales y políticos de la reina.
La Joven Victoria se nos muestra como un drama juvenil, lleno de farándula palaciega, intentando lograr los niveles que dejó Isabel: la reina virgen. Quizás sea necesario una secuela, como la de Isabel: los años dorados (ambas magistralmente protagonizadas por Cate Blanchet).

Read Full Post »

afiche4

La historia oficial es conocida: el Fürher, Adolf Hitler, se suicidó en abril de 1945 momentos antes que los Aliados entraran triunfantes a Berlín. Claro que hay quienes afirman que no se suicidó y que las tropas norteamericanas lo asesinaron; así como no faltan los que dicen que escapó a sudamerica. La idea es que, ateniéndonos a la versión histórica, la muerte de Hitler fue el paso decisivo para el término de la Segunda Guerra Mundial, ya que después de la Alemania Nazi, caerían Mussolini y sus facistas, dejando solos a Japón y su imperio.

También son conocidos algunos de los atentados contra la vida del Führer, y una de las más famosas entre ellas es la Operación Valkiria, ya que fue gestada nada menos que por un grupo de disidentes al régimen nacional socialista y sus atrocidades. La historia en sí ya había sido llevada al cine y la televisión al menos una quincena de veces y, claro, faltaba la versión gringa del asunto.

012

Es así que bajo la dirección de Bryan Singer, Tom Cruise da vida, una vez más, al Coronel Claus von Stauffenberg, un militar consecuente con su nación, pero no con la deformidad Nazi. Acostumbrado a manifestar lo que piensa, es transferido al Afrika Corps, donde después de un ataque es herido de gravedad, por lo que es enviado a Berlín. Paralelamente, un grupo de uniformados disidentes, junto a un grupo de políticos renuentes del partido, organizan una trama para eliminar a Hitler y su círculo interno para devolver la democracia al pueblo alemán y negociar la rendición ante las fuerzas Aliadas. No faltará, entonces, que este complot sea luego orquestado por von Stauffenberg, quien planifica hasta el más mínimo detalle para lograr el cometido.

022

Basada en hechos reales, ya todos sabemos como la historia termina, por lo tanto ¿para qué molestarse en ir al cine si ya sabemos el desenlace del dilema? Quizás gracias al por qué fuimos aver La Pasión del Cristo, o las películas de Rocky (no importa cuánto reciba, siempre ganará la pelea); pero lo más importante a la hora de decidirse en comprar las entradas para Operación Valkiria, es simplemente porque Bryan Singer sabe utilizar el suspenso y mantenerte al borde del asiento esperando a que sí puedan eliminar al Führer y acabar con el nacismo de una vez por todas. Eso y las excelentes actuaciones que Operación Valkiria posee: Bill Nighy y Tom Wilkinson (como los generales Friedrich Olbricht y Firedrich Fromm), siempre soberbios en sus caracterizaciones, al igual que Kevin McNally como el desesperado Dr. Carl Goerdeler. Terence Stamp siempre sobrio como el General Ludwig Beck, y Tom Cruise como… Tom Cruise.

032

Operación Valkiria es una buena película de acción, de guerra y de suspenso que deja un resto de dramatismo, en mi opinión necesario para el tema, sólo hacia el final. A veces se torna tediosa pero logra surgir por la tensión de sus intérpretes, y es lamentable que el personaje de Kenneth Branagh, el Mayor General Henning von Tresckow, hubiese estado tan poco tiempo en pantalla, ya que era el vínculo de la razón entre la operación y los ideales de Stauffenberg.

Read Full Post »

Wesley Allan Gibson (James McAvoy) es un don nadie que pasa sus días entre un trabajo sin futuro y una novia que lo engaña con su colega de cubículo. Más encima, el pobre de Wes sufre de constantes crisis de pánico que intenta controlar a punta de pastillas a pesar de su persistente y mórbida jefa y a su histérica novia que a cada rato le recuerdan lo inútil que es. “Lo peor de todo esto es que mañana se repetirá nuevamente”, nos comenta él, trágico.

Pero todo cambia cuando una sensual mujer llamada Fox (Angelina Jolie) le comenta inmutablemente que su padre (que lo había abandonado al nacer) había sido muerto esa misma mañana y que (dicho sea de paso) fue el mejor asesino que había existido. Es así como Fox lleva a Wesley a conocer a su jefe, un viejo de nombre Sloan (Morgan Freeman) quien le revela que su padre era miembro destacado de la Fraternidad de asesinos – “las armas del destino” – y que había sido diezmado por un miembro insatisfecho de la misma, el vil y calculador Cross (Thomas Kretschmann). De esta forma la realidad del patético Weley se ve trastocada al escuchar el llamado a vengar a su progenitor.

 

James McAvoy encarna al nerd que puede cambiar a una vida más cool, y bien que la sabe aprovechar.

James McAvoy interpreta al ñoño que tiene la oportunidad de cambiar a una vida más cool, y vaya que lo aprovecha.

 

 

Wanted es el poco esperado debut del ruso Timur Bekmambetov en campos Hollywoodenses. Bekmambetov es el autor de las celebradas Guardianes de la noche (2004) y su secuela Guardianes del día (2006), ambos títulos consagrados a nivel under por la simpleza en que muestra la complejidad de su argumento (le tregua terrenal de fantásticos seres en el Moscú de nuestros días), una simpleza adornada por una vorágine efectista con sabor a crudo de vez en cuando, que bien funciona y se agradece en su apoyo constante a la trama.

 

Ahora bien, Wanted funciona bastante bien en cuanto a la historia. Nos presenta a un personaje lerdo con el que muchos se verán identificados (sobre todo aquellos ñoños maldecidos por la virginidad eterna) que casi mágicamente cambia su destino y se ve forzado a prepararse para cumplir su elevada misión, siempre acompañado por la sensual Fox y guiado por Sloan, su ahora mentor.

 

Fox es la amiga-sexy-jamás-novia del pavo Wesley. Intrépida y audaz, no sería muy buena chica Bond.

  

No obstante la “simpleza” de la historia se ve mermada por la demasiada turbulenta aventura efectista, que tantos frutos le había deparado a Bekmambetov en su corta carrera rusa. Es quizás el sueño del pibe, ya que el moscovita se ve inmerso en soñadas superproducciones. Al parecer el bueno de Timur quiso tirar toda la carne a la parrilla para que no se notara pobreza. Y es así como Wanted tiende a zozobrar… pero no se hunde gracias, paradójicamente, a la fantasía que conlleva la acción; esa fantasía que por medios supra humanos le permite al héroe cambiar su destino (por muy apócrifo que eso nos parezca).

 

En cuanto a la actuación, James McAvoy (Expiación y El Último Rey de Escocia) nos entrega una caricatura de personaje al que a veces dan ganar de abofetearlo y gritarle que se comporte como hombre. Angelina Jolie (Changeling y Kung Fu Panda) la siempre sensual y poco ortodoxa femme fatale a la que, a juzgar por su desnudo posterior, le faltan unas buenas cazuelas. Morgan Freeman (El Caballero de la Noche y Antes de Partir) es el más sólido y compuesto, aunque todavía me pregunto porqué aceptó hacer esta película. Thomas Kretschmann como siempre serio y mudo, casi inmune a toda expresión. La sorpresa va de la mano de un desgastado Terence Stamp, algo breve pero que sorprende.

 

Sloan es el cabecilla de esta Fraternidad de asesinos. Me pregunto si también será el primero de color.

 

 

Si dejamos a un lado lo fantástico de gran parte de las escenas; si reímos con lo absurdo del poder curvar el trayecto de las balas; y si hacemos caso omiso de esta fraternidad de sicarios que por el día se dedican a tejer; y, por sobre todo, si hacemos la vista gorda en cuanto a su absurda metodología de designar sus objetivos, veremos que Wanted es una película que entretiene y que dejará eléctricos a los más ñoños.

 

Ahora las recomendaciones. No asistan con sus novias (si es que las tienen) porque se van a aburrir y no los dejarán ver a Angelina Jolie. Vayan sobre todo para entretenerse. Si buscan eso, no duden en ir. Pero si son de aquellos que critican todo porque no es ni independiente ni europeo, vayan al cine, compren su entrada y diviértanse, relájense… un poco aunque sea.

 

Read Full Post »