Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Mark Wahlberg’

Susie Salmon es una inquieta, amigable e inocente quinceañera que vive una hermosa relación con sus padres, su escuela y su vecindario. La época son la mitad de los ’70s y la vida parece idílica… hasta que es secuestrada y asesinada por el señor Harvey, un vecino en apariencias amable. pero a pesar de que ha muerto, y sus padres se desmoronan emocionalmente al no encontrar ni su cuerpo ni a su asesino, Susie se queda en un lugar paradisiaco, entre el Cielo y la Tierra, desde donde comprenderá que su misión es guiar a su padre hacia el causante de toda la desgracia.
Con Desde mi Cielo (The Lovely Bones, Peter Jackson vuelve al cine King Kong, con esta maravillosa historia cruce entre policial, drama y fantasía. Basando la historia en la novela homónima de Alice Sebold, Jackson intenta darle coherencia visual a un relato que claramente se divide en dos: el de Susie (una perfecta Saoirse Ronan) que a pesar de la dicha que siente en su Cielo perfecto, debe cumplir una misión más importante de lo que imagina; y el de su familia terrenal, donde su padre Jack (Mark Wahlberg) se empecina en resolver el crimen, a pesar de que su esposa Abigail (Rachel Weisz) no soportando la pérdida decide escapar, dejándolo solo con sus hijos.
Lamentablemente, ambas historias no logran su unión, y lo que se percibe como un acercamiento entre ambos mundos, sólo queda como un susurro apagado en toda la diégesis; una que se ve más y más imbuida en la grandilocuencia (muy bien merecida, en todo caso) de sus efectos especiales.
No todo lo que se lee en una novela puede ser llevado de forma íntegra al celuloide, y Desde mi Cielo debiera de servirle de lección a mi amigo Jackson, que en su pasado ha hecho maravillas junto a su equipo creativo (Phillipa Boyens y Fran Walsh); sin embargo, creo que esta vez los chicos de la Weta (su fábrica de efectos, una suerte de ILM kiwi) tuvieron la última palabra… o al menos eso se ve por sentado en el corte para la audiencia. Una lástima, ya que el talento de la joven Ronan, junto al inigualable personaje de la abuela Lynn, interpretada formidablemente (era que no) por Susan Sarandon, y la intensidad de un Stanley Tucci como el pérfido George Harvey hubieran prevenido la zozobra de tan anhelado filme.

Susie Salmon es una inquieta, amigable e inocente quinceañera que vive una hermosa relación con sus padres, su escuela y su vecindario. La época son la mitad de los ’70s y la vida parece idílica… hasta que es secuestrada y asesinada por el señor Harvey, un vecino en apariencias amable. pero a pesar de que ha muerto, y sus padres se desmoronan emocionalmente al no encontrar ni su cuerpo ni a su asesino, Susie se queda en un lugar paradisiaco, entre el Cielo y la Tierra, desde donde comprenderá que su misión es guiar a su padre hacia el causante de toda la desgracia.
Con Desde mi Cielo (The Lovely Bones, Peter Jackson vuelve al cine King Kong, con esta maravillosa historia cruce entre policial, drama y fantasía. Basando la historia en la novela homónima de Alice Sebold, Jackson intenta darle coherencia visual a un relato que claramente se divide en dos: el de Susie (una perfecta Saoirse Ronan) que a pesar de la dicha que siente en su Cielo perfecto, debe cumplir una misión más importante de lo que imagina; y el de su familia terrenal, donde su padre Jack (Mark Wahlberg) se empecina en resolver el crimen, a pesar de que su esposa Abigail (Rachel Weisz) no soportando la pérdida decide escapar, dejándolo solo con sus hijos.
Lamentablemente, ambas historias no logran su unión, y lo que se percibe como un acercamiento entre ambos mundos, sólo queda como un susurro apagado en toda la diégesis; una que se ve más y más imbuida en la grandilocuencia (muy bien merecida, en todo caso) de sus efectos especiales.
No todo lo que se lee en una novela puede ser llevado de forma íntegra al celuloide, y Desde mi Cielo debiera de servirle de lección a mi amigo Jackson, que en su pasado ha hecho maravillas junto a su equipo creativo (Phillipa Boyens y Fran Walsh); sin embargo, creo que esta vez los chicos de la Weta (su fábrica de efectos, una suerte de ILM kiwi) tuvieron la última palabra… o al menos eso se ve por sentado en el corte para la audiencia. Una lástima, ya que el talento de la joven Ronan, junto al inigualable personaje de la abuela Lynn, interpretada formidablemente (era que no) por Susan Sarandon, y la intensidad de un Stanley Tucci como el pérfido George Harvey hubieran prevenido la zozobra de tan anhelado filme.

Read Full Post »

afiche

Este jueves llega el que quizás es el estreno más esperado para un sector importante de cineadictos, ya que al fin llega a la pantalla grande la versión fílmica del videojuego Max Payne.

Pues bien, comencemos. No soy adicto a las consolas, ni siquiera he jugado en una, y el juego de Max Payne lo conocía sólo de renombre, y nunca me interesó el prestarme frente al televisor o el monitor y pasarme gran parte del día aparentando ser alguien más (a no ser que ese alguien fuera un cazador de zombies y monstruos varios, que son mi debilidad). Entonces, cuando supe que la historia de vendetta del detective Payne iba a ser llevada al cien, no pude menos rememorar el fiasco de Doom. Okay, nuevamente el vanal acto de aferrarse a un éxito de ventas para explotar el débil acto de creatividad de los guinistas y, de paso, reventar las taquillas con algo conocido y esperado. Es decir, un mero ejercicio para engalonar el film con expresiones tipo “make my day”.

Por fortuna, cuan errado estaba.

011

Como muchos saben, Max Payne (Mark Wahlberg) es un detective destrozado por el cruel asesinato de su esposa e hijo, y tratando de descifrar la cruel matanza, aparentemente sin motivo alguno, Payne, una vez un ético oficial, comienza a utilizar métodos menos ortodoxos para sacar información. Es así como los superiores lo relevan al departamento de casos sin resolver, donde su carrera profesional se estanca, no así su motivo para seguir viviendo. Es por eso que después de su hora de trabajo, Max recorre las calles buscando al autor de su desgracia.

Comprenderán que el personaje no es un  héroe, pero tampoco llega a ser como el Punisher de Tom Jane, sino algo dejado al medio. No sé, quizás por exigencia del mismo Wahlberg, un esmerado padre de familia  que se avergüenza de su pasado hip-hopero. No obstante, la noche, el invierno y la decadencia de la ciudad nos recuerda a ciertos pasajes de Se7ven, pero en clave under y glam (¿se entiende?).

021

Max Payne es un viaje de venganza, decepciones, nuevos tratos y mucha accióntruncados quizás por un evidente desenlace típico en este tipo de películas que a la mitad de la narración ya te armaste el cuento completo y ya le quieres gritar al anti-héroe ¡cuidado en quien confías! Es que, en verdad, hay que poseer un cuarto de hemisferio para no cachar quien está invlucrado en todo.

Y es esa la única falencia del guión. Lo demás se mantiene al ritmo de las balas y las represalias contra el lumpen de N.Y., ya que a diferencia de la adaptaciones de cómics en las que los creativos guinistas intentan ocupar todo lo que la historia, a lo largo de los años, ha entregado a sus ávidos seguidores, en el caso de las adaptaciones de los videojuegos, la fórmula es inversamente proporcional, ya que los guinistas se esmeran en rellenar los huecos que la premisa básica deja.

031

A la larga, Max Payne es un film de esos que quizás defraude sólo a los más acérrimos de sus fanáticos, ya que la acción, los personajes, los decorados, la velocidad están perfectamente pensadas no para creerse Max Payne, sino para acompañarlo en su misión y ver realizar su anhelada venganza.

John Moore se esmera en darle forma a esta película sacada directamente de la consola. Wahlberg le da vida a un creible Payne. Nos encontramos con la sorpresa de que la nueva amiga del protagonista es nada menos que Mila Kunis (la insoportable Jackie Burkhart de That 70’s Show) como Mona Sax, una bella mafiosa rusa que acompaña a Max porque también quiere vengar la muerte de su hermana Natasha Sax (Olga Kurylenko, de Quantum of Solace). Un realmente dispensable Chris “Ludacris” Bridges como el detective Jim Bravura que entraq muy tarde a la acción; la actuación de Chris O’Donnell como Jason Colvin, un personaje que nunca tuvo que haber estado, y Beau Bridges como el ex policia y mentor de Payne, B.B. Hensley.

En suma, Max Payne es una peli para pasar un buen rato y no esperar por una secuela.

Ojo con la aparición de Nelly Furtado como la viuda del asesinado ex compañero de Max.

Read Full Post »