Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Luna Nueva’

La semana recién pasada, el miércoles creo, vi en el metro a un metalero, ya grande, barbón, usando una polera de Sepultura si mal no recuerdo, sacando de su morral una edición de Luna Nueva, mientras le comentaba a su incrédulo acompañante (metalero también) cuántas ganas tenía de ver la versión fílmica de este libro que lo estoy leyendo por segunda vez. No miento cuando me dieron ganas de abofetearlo, pero la tolerancia ante los diversos gustos me frenó a interpelarlo. Al fin, algo bueno deben tener los libros de Stephenie Meyer que tanto han gustado. Y la película, que con tantas ansias es esperada a lo largo y ancho del globo, no podría ser peor… incluso para lo llano de Crepúsculo.
Cuánto me equivoqué.
Una vez ya finalizada la proyección, luego de inquirir lo visualizado, puedo afirmar que es el dramón más largo, tedioso e infantil que he visto en mi vida.
Realmente, y a pesar de la gran factura que presenta la peli, Luna Nueva no es sino una amalgama de situaciones casi inconexas, de no ser por, oh, la insufrible y en extremo egocéntrica, Bella Swan.
A saber, se nos presentan dos argumentos: por un lado el del dolido de Edward que debe dejar a un lado a su bella Bella por temor a que le hagan daño; por otro, el del recién converso Jacob que decide, el muy copuchento, revelarle su verdadero yo a… muy bien: Bella.
Hasta ahí dos historias que no lograron unir en la diégesis cinematográfica, pero que atan a la fuerza para detonar un espectáculo jamás soñado por la finada Corín Tellado.
Insufrible, ya he dicho. En pocas notas, Luna Nueva es el pop-corn para muchachitos y jovencitos (y aquellos perdidos) que gozan con el destripe del corazón, con esos amores imposibles, y que creen morir cuando les rozan el orgullo.
Ahora leeré la novela. Me atreveré. Total siempre tendremos a Bram Stoker.
Eso sí, a la próxima entrega de la Saga Crepúsculo, le apuesto el todo por el todo a los Hombres Lobos.

La semana recién pasada, el miércoles creo, vi en el metro a un metalero, ya grande, barbón, usando una polera de Sepultura si mal no recuerdo, sacando de su morral una edición de Luna Nueva, mientras le comentaba a su incrédulo acompañante (metalero también) cuántas ganas tenía de ver la versión fílmica de este libro que lo estoy leyendo por segunda vez. No miento cuando me dieron ganas de abofetearlo, pero la tolerancia ante los diversos gustos me frenó a interpelarlo. Al fin, algo bueno deben tener los libros de Stephenie Meyer que tanto han gustado. Y la película, que con tantas ansias es esperada a lo largo y ancho del globo, no podría ser peor… incluso para lo llano de Crepúsculo.
Cuánto me equivoqué.
Una vez ya finalizada la proyección, luego de inquirir lo visualizado, puedo afirmar que es el dramón más largo, tedioso e infantil que he visto en mi vida.
Realmente, y a pesar de la gran factura que presenta la peli, Luna Nueva no es sino una amalgama de situaciones casi inconexas, de no ser por, oh, la insufrible y en extremo egocéntrica, Bella Swan.
A saber, se nos presentan dos argumentos: por un lado el del dolido de Edward que debe dejar a un lado a su bella Bella por temor a que le hagan daño; por otro, el del recién converso Jacob que decide, el muy copuchento, revelarle su verdadero yo a… muy bien: Bella.
Hasta ahí dos historias que no lograron unir en la diégesis cinematográfica, pero que atan a la fuerza para detonar un espectáculo jamás soñado por la finada Corín Tellado.
Insufrible, ya he dicho. En pocas notas, Luna Nueva es el pop-corn para muchachitos y jovencitos (y aquellos perdidos) que gozan con el destripe del corazón, con esos amores imposibles, y que creen morir cuando les rozan el orgullo.
Ahora leeré la novela. Me atreveré. Total siempre tendremos a Bram Stoker.
Eso sí, a la próxima entrega de la Saga Crepúsculo, le apuesto el todo por el todo a los Hombres Lobos.

Anuncios

Read Full Post »