Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Gael García Bernal’

afiche6

Quizás el mejor favor que se le pueda hacer al cine mexicano de hoy en día es lo que Alfonso Cuarón, Alejandro González Iñárritu y Guillermo del Toro están haciendo con Cha Cha Chá, la productora que quiere distribuir lo mejor de México en el mercado internacional, sobre todo el norteamericano. Y el estreno de esta semana, Rudo y Cursi, es la primera horneada de los charros que mucho han dado que hablar a nivel mundial, tanto así como la pareja protagónica conformada por Diego Luna y Gael García Bernal. Pero bueno, a lo nuestro.

014

Rudo y Cursi, película escrita y dirigida por Carlos Cuarón (hermano de Alfonso), narra el auge y caída de los hermanos Beto y Tato Verdugo, jóvenes temporeros del Estado de Jalisco, que viven en base a sus sueños. Beto (Diego Luna) quiere ser futbolista profesional, mientras que Tato (Gael García Bernal) anhela ser cantante de música norteña. Lamentablemente, la vida de ambos transcurre de la plantación a las canchas de barrio y la vida en su numerosa familia.

En el transcurso de un lado a otro es que aparece Batuta (Guillermo Francella) un caza talentos argentino que decide darles la oportunidad de sus vidas. Pero como todos sabemos, el camino para ser futbolista profesional está minado por múltiples tentaciones de las cuales pocos saben sortear. Es así como Beto “Rudo” y Tato “Cursi”, como se les conocerá una vez alcancen la fama, van probando los manjares de una nueva vida de ensueño, donde el buen desempeño es mimado con dinero, fama y mujeres; mientras que la sequía deportiva conlleva al más infame de los olvidos.

025

La película está muy bien armada, Cuarón mantiene el hilo de ambos personajes gracias al relato omnipresente de Batuta que constantemente nos va aleccionando de los ires y devenires del oficio de la pelote y sus constantes analogías con la vida misma. Y el trío que conforma la odisea de los personajes ya en el DF logra consolidar la narrativa de Rudo y Cursi, y si bien la obra es netamente un drama de esos que abundan en nuestras tierras, el humor con el que se adereza, mantiene al espectador espectante de las aventuras de los hermanitos.

Quizás el punto débil para nosotros sea el peculiar acento de los personajes que a duras penas se les entiende. No obstante, las actuaciones son un siete a lo largo de la historia. Francella está soberbio en su personaje, demostrando una vez más su maestría en el oficio; Gael García Bernal mantiene su personaje sin mayores aspavientos; pero Diego Luna demuestra el porqué está siendo considerado por las grandes producciones (hay que admirar su breve trabajo en Milk).

034

Un manual para el aspirante a futbolista profesional en clave cinematográfica es Rudo y Cursi; una película bien armada y con muy buena factura, que basa su fuerte en las emociones de sus personajes, en sus deseos de prosperidad, pero faltos de atención y mucha ingenuidad. Una muestra del porqué son muchos los que caen en el olvido ingrato de la hinchada, del cómo las luces de gloria y  farándula nublan los sueños de aquellos chicos de barro. 

Anuncios

Read Full Post »

Una extraña pandemia ataca rápidamente a la humanidad, comienza con un hombre que queda ciego, sigue con su oftalmólogo, con el hombre que le ha robado, con otra paciente del oculista, y así la “ceguera blanca” se esparse rauda por los canales sociales. El gobierno no sabe qué hacer, especialistas se juntan para declararse en ignorancia y para evitar lo inevitable los militares encierran en cuarentena a todos los infectos por el mal.

Pero sólo una mujer, la esposa del médico, es la única que puede ver, que no ha perdido la visión. Pero ella acompañó a su esposo al hospital de cuarentena. Muy pronto se dan cuenta que los han dejado solos, que la ayuda no llegará y que deberán valerse por ellos mismos. Una sociedad de no videntes surgirá de la nada, donde una mujer mantendrá su secreto y ayudará a su marido a dirigir esta comunidad.

"Lo único más aterrador de la ceguera es ser la única en poder ver."

Basada en la novela del escritor portugués José Saramago Ensayo de la ceguera, la versión cinematográfica (Blindness) es un apólogo en 35 mm. sobre lo mejor y peor de nuestra sociedad. La sociedad entre la adaptación de Don McKellar y la dirección aurea de Fernando Meirelles, nos provee a los espectadores de una visión crítica humanista a los defectos de cada persona que se ve privada de la libertad, teniendo a la ceguera como símbolo perenne de lo que no queremos o no podemos vislumbrar.

Podemos apreciar que los distintos caracteres, aparentemente distintos entre sí, se ven forzados a (sobre)vivir en conjunto, y de esta sociedad comenzaremos a apreciar que esa aparente disarmonía social, y al no reconocerse como entes materiales, dejan fluir aquellos sentimientos que quizás solo manifiestan con los que consideran iguales (esposos, hermanos, amigos…).

El pavor y el miedo generalizado a veces dan como fruto a las duras dictaduras.

Alice Braga es la mujer de anteojos oscuros, quien se hace cargo del único niño que se encuentra en el hospital; sabemos que trabajaba de prostituta y que sólo cuidaba de sí misma. Gael García Bernal es el autodenominado rey de la sala tres, un barman y aparente chulo que tras el pánico colectivo, sumado a sus propios miedos, crea una tiranía de ciegos que permutarán lo que sea por la comida que ellos controlan. Mark Ruffalo es el doctor que se hace cargo del liderazgo de su pabellón, pero que no puede cuidarse a sí mismo, ya que su esposa (Julianne Moore) es la que le hace todo y es la verdadera líder de la pequeña sociedad. Danny Glover, el hombre del parche en el ojo, es quien representa al narrador omniciente, que si bien no todo lo sabe sí conjetura lo que más allá de cada portal hay.

El hecho de que los protagonista, así como en la novela, carezcan de nombres propios, le otorga un toque carente de arbitrariedad y suma humanidad, nunca se preguntan quienes son, cuales son sus nombres, y quizás no hay tiempo para esas nimiedades, no obstante se aprenden a respetar y a querer como una verdadera familia.

Él es el único feliz en esta crísis, a quien no le importa el color o las facciones de los demás. Quizás él sea el que más claro ve.

Ceguera es una obra maestra en su generalidad y sus dos horas de duración bien valen la pena el disfrutarlas y recapacitarlas a la vez que vemos el debacle de la normalidad, de la aparente felicidad de la regla, de la regularidad, y el nacimiento de una nueva, pero posiblemente corta, humanidad, la de los sentimientos, de la importancia del ser y su contenido.

Sin duda, el recelo de Saramago se verá truncado por la sublime versión fílmica de su obra meastra. 

Read Full Post »