Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Gabourey Sidibe’

Clarieece “Precious” Jones vive una vida idílica. Es la invitada obligada a las mejores galas, es vestida por diseñadores top, tiene un joven novio de piel clara que la saca a pasear en su fantástica moto, es estrella, es famosa. No tiene problemas, ninguno. Hasta que despierta y vuelve, de sopetón, a su realidad.
Y la realidad es que Precious (Gabourey Sidibe) vive un infierno. Su padre, el novio de su “ejemplar” espécimen de madre, es también el padre de sus dos hijos (uno es retrasado y le llaman Mongo), su mamita (Mo’Nique), en cuestión, abusa física y mentalmente de ella; una bruja holgazana que manda a su hija al colegio sólo por recibir el cheque del Seguro Social (el Welfare, el opio para el pueblo). Precious tiene dislexia y la envían a un colegio especial (perdiendo de paso el Seguro). Para rematar es obesa mórbida, pobre, vive en el gueto del Harlem, es negrísima como la noche, y es 1987. Todo mal. Pero su Asistente Social y su profesora en la nueva escuela la ayudarán a superarse.
Y no es una historia de superación tal como a menudo nos la presenta Hollywood. Acá la Asistente Social no es Erin Brockovich, sino una demacrada y casi irreconocible Mariah Carey (con un desempeño más que creíble), y su profesora no es un símil del personaje de Michelle Pfeiffer en Mentes Peligrosas, sino una muy cansada y realista Señorita Blu Rain (Paula Patton). Si bien es cierto que Precious presenta y recorre un sendero parecido a los filmes de guetos y superaciones, el tono, el alma a la película se lo da su toque de cruda, amarga y visceral realidad. Y ya que estamos llegando al mes de la entrega de los Premios de la Academia (más conocidos como los Oscares), me permito presentar a mi favorita como Actriz de Reparto: Mo’Nique.
Si bien Precious compite (a duras penas con grandes nombres y títulos) en tres categorías importantes (Mejor Película, Actriz Principal y Actriz Secundaria o de Reparto), es sin lugar a dudas que esta última la que realmente le otorga a la película esa veta de culto. Mo’Nique es una comediante reconocida en los Estados Unidos, pero su labor en Precious no es la de hacer reír. Como cual gran actriz de carácter, nos entrega un personaje repulsivo en su sinceridad retratando a un enorme segmento de la población afroamericana que llega a doler por su exactitud. Si los subtítulos fueran exactamente fieles en su traducción, créanme que la carga emotiva sería en un 50% mayor.
Con buen manejo de la historia (basada en la novela Push de la autora Sapphire) y una factura acorde con la producción, Precious, de Lee Daniels, es una cinta que estremece a muchos niveles, y que, a pesar de la época diegética, todavía nos muestra grandes problemas (educación, salud, sociedad) que aún no se encuentran solución y que veremos reflejados en nuestra propia idiosincrasia.
Absoluta y totalmente recomendada.

!https://kinoptico.files.wordpress.com/2010/02/precious.jpg! Clarieece “Precious” Jones vive una vida idílica. Es la invitada obligada a las mejores galas, es vestida por diseñadores top, tiene un joven novio de piel clara que la saca a pasear en su fantástica moto, es estrella, es famosa. No tiene problemas, ninguno. Hasta que despierta y vuelve, de sopetón, a su realidad.
Y la realidad es que Precious (Gabourey Sidibe) vive un infierno. Su padre, el novio de su “ejemplar” espécimen de madre, es también el padre de sus dos hijos (uno es retrasado y le llaman Mongo), su mamita (Mo’Nique), en cuestión, abusa física y mentalmente de ella; una bruja holgazana que manda a su hija al colegio sólo por recibir el cheque del Seguro Social (el Welfare, el opio para el pueblo). Precious tiene dislexia y la envían a un colegio especial (perdiendo de paso el Seguro). Para rematar es obesa mórbida, pobre, vive en el gueto del Harlem, es negrísima como la noche, y es 1987. Todo mal. Pero su Asistente Social y su profesora en la nueva escuela la ayudarán a superarse.
Y no es una historia de superación tal como a menudo nos la presenta Hollywood. Acá la Asistente Social no es Erin Brockovich, sino una demacrada y casi irreconocible Mariah Carey (con un desempeño más que creíble), y su profesora no es un símil del personaje de Michelle Pfeiffer en Mentes Peligrosas, sino una muy cansada y realista Señorita Blu Rain (Paula Patton). Si bien es cierto que Precious presenta y recorre un sendero parecido a los filmes de guetos y superaciones, el tono, el alma a la película se lo da su toque de cruda, amarga y visceral realidad. Y ya que estamos llegando al mes de la entrega de los Premios de la Academia (más conocidos como los Oscares), me permito presentar a mi favorita como Actriz de Reparto: Mo’Nique.
Si bien Precious compite (a duras penas con grandes nombres y títulos) en tres categorías importantes (Mejor Película, Actriz Principal y Actriz Secundaria o de Reparto), es sin lugar a dudas que esta última la que realmente le otorga a la película esa veta de culto. Mo’Nique es una comediante reconocida en los Estados Unidos, pero su labor en Precious no es la de hacer reír. Como cual gran actriz de carácter, nos entrega un personaje repulsivo en su sinceridad retratando a un enorme segmento de la población afroamericana que llega a doler por su exactitud. Si los subtítulos fueran exactamente fieles en su traducción, créanme que la carga emotiva sería en un 50% mayor.
Con buen manejo de la historia (basada en la novela Push de la autora Sapphire) y una factura acorde con la producción, Precious, de Lee Daniels, es una cinta que estremece a muchos niveles, y que, a pesar de la época diegética, todavía nos muestra grandes problemas (educación, salud, sociedad) que aún no se encuentran solución y que veremos reflejados en nuestra propia idiosincrasia.
Absoluta y totalmente recomendada.

Read Full Post »