Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Emilia Fox’

Hay veces en que cuando rompimos con nuestra pareja el mundo comienza a disminuir su velocidad habitual hasta el instante de parecer detenerse en frente nuestro. No se nos pasa la historia de nuestras vidas como si estuviésemos a punto de morir, sino que la vida misma pone pausa y todo aquello que pareciera importar yace inmóvil, no obstante sin vida a vista y paciencia de nuestra evidente desesperación. Claro que también estas emociones son más patentes cuando se es joven y se está estudiando.

Ben Willis (Sean Biggerstaff) es un joven estudiante de arte que decide dejar a su hermosa novia Suzy (Michelle Ryan) porque cree no poder complacerla en todo. Cuando se da cuenta de su error, y al Suzy no querer volver con él, Ben comienza a desarrollar un prolongado insomnio que lo hace incluso leer todos aquellos libros que nunca disfrutó más sus siempre favoritos títulos. En este período es visitado por Shaun su amigote de toda la vida, un espécimen que si bien le va bien con las chicas, estas terminan botándolo a los pocos minutos, quien le brinda su escaso aporte. Al no poder conciliar el sueño, y al darse cuenta que le sobran seis horas de vida diaria, decide emplearse como reponedor nocturno en un supermercado, donde conoce a los torpes Barry, Matt y Brian “Kung-Fu” quienes son siempre hostigados por el engreído Jenkins el gerente de la nocturna. Así sus horas pasan largas hasta que se da cuenta que puede parar el tiempo a su antojo y así disfrutar de la belleza de cada momento o situación. Pero es en uno de estos quietos momentos cuando Ben planta su mirada sobre la enigmática Sharon (Emilia Fox) y de a poco se da cuenta que puede ser ella la indicada que lo devuelva a la tranquilidad de una vida normal.

Ben deberá lidiar con la privación de sueño que lo ha llevado a ensimismarse en su estético mundo .

Sean Ellis realizó un corto del mismo nombre el 2004 y donde los protagonistas esta vez se repiten el plato en una comedia muy inglesa al estilo Guy Ritchie pero sin balas ni gánsteres de medio pelo, y donde la historia, me atrevo a decir, queda mucho más impresa en la retina del espectador que las aventuras fílmicas del marido de Madonna. Y no es que me desagrade Ritchie (de hecho me fascinan sus películas) pero la historia de Ben y su búsqueda por la belleza y la tranquilidad, todo conjugado con el ritmo, los graciosos personajes y sus situaciones, hacen de esta una joya que, debo admitir, es muy difícil de clasificar.

El varipinto submundo de personajes hará más llevadero el suplicio del protagonista a la vez que el espectador se reirá a carcajadas de sus tonterías.

Por un lado está la picardía del cockney, ese inglés de medio pelo representado por los empleados y la caricatura de jefe, tipos que al parecer no tienen meta alguna, o por lo menos ninguna muy importante. Por otro lado están las situaciones hilarantes que acompañan toda la película y y la forma que tiene Ellis de mostrarnos el porqué Ben es de tal forma al remontarnos de sus fechorías de niño junto a Shaun, todas estrategias que hacen más llevadera la metafísica y la filosofía que desencadena el protagonista con sus dudas, reflexiones e intentos por cambiar. Y quizás esto último sea la gran diferencia entre las comedias gringas y aquellas que rara vez nos llegan del otro lado del charco. Y (una vez más) es esta la diferencia que hace creíble la cualidad de Ben de parar el tiempo.

¿Puede ser que aquella, la indicada, pueda devolvernos la tranquilidad que necesitamos?

Claro. Si le comentas a un asiduo del pop-corn que en esta película, el protagonista tiene la habilidad de detener el tiempo, al instante te preguntará si es que este era un superhéroe, o si utilizaba un aparato mega ultra sofisticado que detiene las moléculas temporales para dios sabe qué, o, por último, si es que Adam Sandler está involucrado (bueno, con Saldler todo es posible).

No sabemos ni el por qué ni el cómo. Lo importante en Cashback no son tan inocuas interrogantes. Lo importante es el llegar a buen destino.

Nota aparte: Cashback significa el cambiar un bien o un servicio por dinero. En este caso Ben tranza su tiempo en el súper por efectivo.

Ojo: Michelle Ryan es la nueva Jamie Summers en la Mujer Biónica.

Read Full Post »