Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Clint Eastwood’

Mañana se estrena la última película dirigida por Clint Eastwood, y cuando hablamos de Eastwood, hablamos de un cine de calidad, de un cine hecho al más puro estilo clásico. Y esta vez, es para contarnos un pequeño capítulo en la historia de transición Sudafricana: el paso del apertheid al gobierno democrático de Nelson Mandela interpretado por nada menos que Morgan Freeman, quien ya figura candidato como mejor actor de los Oscars de este año.

La premisa narra las ansias de Mandela por unificar un país dividido por el color de la piel, dónde el odio racial germinaba por doquier… mas aún en el rugby, el deporte nacional de la minoría blanca.

Con el Mundial de Rugby a la vuelta de la esquina, y con la gran mayoría negra vitoreando la derrota de los Springboks, Mandela decide arengar al capitán del equipo François Piennar (Matt Damon) a ganar el torneo que sería disputado el año siguiente (1995) en Sudáfrica.

La película en sí sigue la artesanía flemática de Eastwood, en donde la historia pesa mucho más que el atractivo visual de la misma, pero nunca descuidando este último factor como piedra angular de su cinematografía. No obstante, Eastwood está acostumbrado a lidiar con espacios pequeños, más íntimos, así como la tragedia de sus personajes. Esta vez, sin embargo, era necesario fotografiar a toda una nación, y es ahí donde la cinematografía tiende a confundir al espectador y preguntarse realmente si el viejo Clint está detrás del lente. Es sin duda un gran desafío que fue superado por la notoriedad del momento histórico de Sudáfrica donde tuvo a todo el mundo atento a su desarrollo, al atractivo de la anécdota donde un presidente con casi todas de perder se atreve a mantener un símbolo de la opresión a sus otrora enemigos y carceleros en pro de la unidad; y gracias a la maravillosa interpretación de (una vez más) Morgan Freeman, quien ya ha sido Presidente de los EE.UU. y Dios en dos oportunidades, pero que el haber interpretado a Nelson Mandela, lo eleva al número uno.

Invictus es un imperdible de la buena factura cinematográfica.

Read Full Post »

afiche

¿Quién dijo que las películas de rudos habían muerto? Puede ser que hayan muerto con los últimos coletazos de Bruce Willis, pero no con los de Clint Eastwood, porque el hombre tiene para rato. Incluso cuando se rumorea que esta es la última que hace como actor, ya que ya ha declarado que si alguien le viene con una idea atractiva, el una vez sucio Harry volverá a actuar. Pero no nos engañemos. el bueno de Clint nunca ha sido muy dócil en sus artes actorales, justamente lo contrario a su artesanía como realizador, en la que demuestra un hado increíble que cada vez sorprende, sobre todo cuando los CGI mandan. No, Eastwood está un escaño más arriba de Stallone, pero lo que el italiano no consigue, Clint sí lo hace, porque sabe seleccionar los proyectos; y esa es la gran diferencia.

01

Entonces tenemos a Walt Kowalski (Clint Eastwood), un veterano de Corea, un verdadero americano, un acérrimo republicano, que ve que su vida se evapora en la vorágine del actual mundo inmediato, falto de valores, y por sore todo, cosmopolita. Walt está solo, su esposa, su ancla en esta vida, acaba de fallecer; sus hijos son unos oportunistas que compran toyotas o nissan, y lo más probable es que elijan Sony o Samsung, mientras él se moviliza con su vieja pickup Ford y cuida, como hueso santo, su joyita, un Gran Torino del ’74.

Su barrio, para más remate está plagado de orientales y, prácticamente sólo queda Walt como uno de los propietarios originales, y Walt no soporta a esos monos, de esos que en la guerra mató por montones. Pero a su vida llega la viva Sue (Ahney Her), una chica desendiente de Hmong (una cultura oriental que… vean la película) que entable amistad con el xenófobo viejo. Cosa seria es Thao (Bee Vang), su hermano, que realmente es un cero a la izquierda, y que tras un serio incidente, queda a cargo de Walt por unos días.

Walt ve potencial de “Toad” (sapo) y le enseña a ser hombre, mientras que la bonita de Sue los observa maravillada ante la relación de ambos. Pero la pandilla de la que su primo es el jefe viene a poner las cosas patas para arriba, a lo que Walt deberá de reaccionar.

03

Gran Torino sigue la senda de esas películas en las que el protagonista debe de lidiar con un mundo que ha cambiado y darse cuenta que no todos son tan malos como él piensa. Pero lo que cambia en esta película no es la escencia de la problemática, sino el punto de vista con el que se le mira… cinematográficamente, y en en esta visión es donde Eastwood pone lo suyo, ya que las historias de este tipo siempre lidian con la delgada línea de lo que puedes hacer, a forma de venganza, para mantener la felicidad lograda… situación que bien puede convertir un drama en una película de acción tipo “hasta la vista, baby”.

02

Para quienes odiamos el chovinismo, Gran Torino es una joya maestra que nos muestra cuánto debemos conocer a nuestros vecinos para hacernos de una opinión formada, y algo que a los chilenos nos va a servir de algo debido a los constantes ataques xenófobos contra nuestros imigrantes, vengan de donde vengan.

Y sobre todo para los que amamos el sarcasmo, sobre todo de las palabras del deslenguado, bravo y ateo Walt Wakosky, al referirse al variopinto universo que existe en ese pequeño barrio de alguna parte de California.

Read Full Post »