Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 13 agosto 2009

State of Play

Un joven afroamericano corre por las calles de Washington, escapando raudo de algo sin duda espantoso. Cuando cree que está a salvo, su perseguidor lo remata a dos tiros, misma suerte que corre un repartidor de pizzas que pasaba por el lugar y es testigo del cruel asesinato. A la mañana siguiente, una joven es muerta en extrañas circunstancias momentos antes de subir al metro. Aparentemente estas dos muertes no tienen conexión alguna, pero la joven resulta ser la amante del diputado Stephen Collins (Ben Affleck), quien se encuentra investigando el monopolio de una empresa armamentista; mientras que el crimen del de la noche pasada esta siendo investigado por su antiguo amigo, el periodista Cal McAffrey (Russell Crowe).

Los Secretos del Poder está basado en una miniserie de seis capítulos de la BBC, y esta versión nos entrega la dosis justa de crímenes, alegatos, investigación, conspiraciones y política sucia tan de moda en los filmes policiales de los ’70, como Todos los Hombres del Presidente, o de películas de espías como Contacto en Francia.

Efectivamente, cuando el guión convence en su efectividad para mostrar de a poco aquello que a la luz está oculto, y este está dirigido por un tratamiento visual que a ratos emula las antiguas películas policiales, nos podemos dar cuenta que no importa cuán avanzada la técnica cinematográfica esté, ni si todo se hará con GC. No, lo que importa es que la trama te mantenga interesado en tu asiento esperando por el desenlace de la problemática.

Pero el problema de este tipo de films va a ser casi siempre el mismo: algo más de dos horas para tanto personaje junto y tantos bandos crédulos.

No obstante, Los Secretos del Poder se mantiene también gracias a la interpretación de Crowe, un actor que si bien no es genial, sí sabe entregarse con dedicación al desarrollo de su personaje. Por su lado, Ben Affleck ni si quiera hace el intento de mejorar. Está presente, dice sus diálogos como es debido, pero no tiene alma, no hay carácter donde se supone que debería de estar el contraparte del asunto.

Quizás para Macdonald lo importante era mostrar la rutina y el actuar de Cal McAffrey, y su ética profesional y modus operandis tradicional, más que las relaciones que haya tenido con su otrora gran amigo, ni la relación con la esposa de este (Robin Wright Penn), ni con su “ahijada” bloguera Della Frye (RachelMcAdams). No, no hay respiro para estas relaciones, la noticia de ayer deja de ser importante. Gran actuación de Jason Bateman, sus pocos minutos los sabe aprovechar en una potente interpretación.

Si se sigue la historia como una película de una semana en la vida de un periodista de la crónica roja, todo saldrá de maravillas; empero, son las relaciones las que mantienen viva la noticia y su vital importancia (¿qué hubiese sido Casablanca sin sus tan variados personajes?).

Anuncios

Read Full Post »

Bangkok Dangerous Poster

Hace 10 años atrás, los hermanos Pang, realizaron un largo llamado… Bangkok Dangerous, la historia de un sicario tailandés que comienza a ver truncados sus propósitos en la vida. El film original fue un suceso para la crítica en el Festival de Toronto del 2000, llevándose el galardón entregado por la prensa especializada del mismo evento.

Ahora, a casi diez años de la versión original, los Pang reclutan a Nicholas Cage para que le de vida a Joe, esta vez un hitman internacional para que lleve su historia al mercado mundial.

La premisa es simple y cuenta los últimos trabajos de Joe, quien lleva a Tailandia a realizar cuatro pedidos. Fiel a su modus operandis, el sigiloso asesino contrata a un local para que sirva de enlace entre el patrón y él. No obstante, Kong, su nuevo fiel sirviente, toca la fibra sentimental de Joe y, junto a la chica muda de la farmacia, comienzan a mostrarle al frío sicario una espiritualidad más allá de las balas y explosiones.

El film funciona como flick de acción. Lo tiene casi todo, acción imperecedera, ralentis controlados, una cadencia muy dramática y un manejo de encuadres y fotografía muy vistos en el cine de acción oriental.

Empero, la historia de redención que sufre Joe a lo largo de gran parte de la película es sumamente infantil si la analizamos con nuestra mirada occidental. No es así si entendemos el texto como uno netamente oriental, donde las polaridades sentimentales y la escasez de tonalidades de grises es el tono de toda película de acción.

No obstante el protagonista no es oriental. El personaje principal está interpretado por un occidental, lo que intenta (aparte de llevar la película a mercados extranjeros) ponernos como espectadores en correlación directa con las angustias y felicidades del mismo. En otras palabras, de lograr empatía con el personaje, no importando si este es bueno o malo (lo básico de toda buena película). Pero dicha empatía la logramos también con el protagonista de la versión original, ya que logramos comprenderlo y prestarle ropa aunque este se encuentre al otro lado del mundo.

Sin ir más lejos, el problema de la cinta está en Nicholas Cage, a quien ya lo tenemos por salvador del mundo (o del día) siempre con su expresión de nada. El público está cansado de ver a Cage como un nuevo Indiana Jones o el típico vecino que logra lo imposible. Después de Ladrón de Orquídeas, Cage ya no puede dar más, por lo tanto intenta y sigue intentando con papeles de héroe de acción, que es, al parecer, lo que más le acomoda.

En suma, Peligro en Bangkok es un gran film con una pequeño gran problema. Sin embargo es una montaña rusa interesante de experimentar. Para los amantes de la acción estrepitante y los tiroteos más inverosímiles (sólo en Hong-Kong, baby), esta es y será una película memorable. Para el resto está Clint Eastwood.

Read Full Post »