Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 4 marzo 2009

afiche1

Por fin llega a nuestras salas la versión fílmica de la novela gráfica de Alan Moore Watchmen, dirigida por Zack Snyder, el mismo realizador que nos deleito con su visión de 300, otra novela gráfica firmada por Frank Miller. Y desde la antigua esparta, Snyder nos sitúa en un paralelo 1985, donde todavía Richard Nixon gobierna los EE.UU., donde Vietnam no fue una batalla perdida y donde las relaciones con la U.R.S.S.  son como nunca tan tensa. Y en la mitad de toda esta vorágine, se nos presenta no al aguerrido Leónidas II, sino a un grupo de vigilantes conocidos como los Watchmen, hombres y mujeres sin súper poderes más que las ansias de hacer lo correcto.

012

Estos héroes enmascarados son el fruto de un grupo de ciudadanos decididos a llegar donde la justicia no alcanza, quienes fundan esta hermandad allá por la década de los ’30, liderados por El Comediante (Jeffrey Dean Morgan), un personaje tan sórdido como sagaz. No obstante, estos muchachos, conforme van pasando los años, comienzan a verse perseguidos por sus propias contradicciones morales y la vejez. Unos son muertos, otros confinados en sanatorios, otros casados con familia, y otros tan sólo pasados al retiro.

Es así como en los ’70 un nuevo grupo de vigilantes, liderados por Adrian Veidt, más conocido como Ozymandias (Matthew Goode), el hombre más inteligente del mundo. A ellos se le suma el doctor Jon Osterman (Billy Crudup), el único superhéroe, quien luego de un accidente se convierte en lo que el gobierno de Nixon llamaría Dr. Manhattan, un ser cuyo ilimitado poder comprende, entre otras cosas, el transformar y entender la materia.

021

Pero estos nuevos Watchmen, al ser tan humanos como sus predecesores, también son presa fácil de las interogantes morales, del bien y el mal y su infinito abismo de ambiguedades. Héroes o villanos. Dioses o tan sólo humanos. Hombres y mujeres que, a pesar de todo el poder que puedan llegar a tener, sentirán miedo y frustraciones como el segundo Bhúo NocturnoDan Dreiberg (Patrick Wilson); que se sentirán atormentados por su pasado y la imposibilidad de un amor no correspondido, como Espectro de Seda II Laurie Jupiter (Malin Akerman); perseguidos por la locura patente a la vez que se es aborrecido por los propios pares, tal como Rorschach (Jackie Earle Haley); o simplemente por desentenderse de todos por la sola comprención de la nada, como Jon.

Watchmen funciona a distintos niveles y la diferencia que posee con 300 es que aquí como espectador te ves forzado a cuestionarte la viabilidad, e inclusive la decencia de las acciones de los personajes, así como trabaja en forma de alegoría a la corrupción de los gobiernos, los tratos indecorosos con las multinacionales, las atrocidades de la guerra, y así suma y sigue.

032

Ahora bien, si nos sorprendimos con la exactitud de 300, también lo haremos con la cadencia de Watchmen, ya que como bien sabemos, lo que logra Snyder es otorgarle esa dimensionalidad a la novela gráfica, colmarla de vida por sí sola, darles alma a sus personajes al regalarles la voz, todo para complementar este limbo entre narrativa y cartoon. Pero es algo que no le hace bien al cine en lo referente a originalidad. A este respecto, Snyder está haciendo prácticamente lo que Georges Méliès ya hizo en 1902 con su teatro filmado, es decir, está calcando una realidad, un texto, para plasmarlo en otro soporte.

Quizás es una moda que pasará como así lo hicieron las acrobacias y el fogueo de Matrix, pero lo cierto es que ya otra adaptación de este tipo, podría llegar a aburrir. No nos olvidemos que la novela gráfica funciona gracias a las narraciones omnicientes de sus variados caracteres, todos los cuales nos narran sus propias realidades que son conjugadas por el autor hacia el climax: algo muy difícil de lograr en el celuloide.

Por el momento sólo nos queda disfrutar de lo que Watchmen nos tiene que ofrecer, total nadie nos está vigilando.

P.D.: Ojo con las “apariciones” de celebridades como Warhol, Capote, Kennedy, Bowie, Jagger, Lee Iacocca, Nixon, Kissinger, entre otros.

Anuncios

Read Full Post »

afiche

Con motivo de su próximo disco y el comienzo de su gira “Burning Up”, llegan los Jonas Brothers de la mano de este entretenido concierto en clave tridimensional. Y yo, con mis años y achaques a cuestas, me apresto a pasar desapercibido entre las fanáticas sub 15 del famosísimo trío, producto de pegajosas canciones, buenos arreglos, joven talento y una pizca de magia Disney.

¡Cómo me hubiera gustado haber visto un buen concierto de Hair Metal en 3-D! Me imagino estar así de presente coreando algún tema de Whitesnake, o ver el grado de realidad del muñón del baterista manco de los gloriosos Def Leppard. Pero la única “experiencia 3-D” que viví fue el ochentero Captain EO que protagonizaba el otrora zambo Michael Jackson (y que ahora caigo en que fue dirigida por Francis Ford Coppola).

Pero los años no pasan en vano, y la técnica tridimensional ha cambiado muchísimo en los últimos 23 años.

011

Jonas Brothers en Concierto 3D es una experiencia por sí sola, y seas o no fanático de los adolecentes cantantes, incluso si ni siquiera los conoces, esta película (o largo video con escenas incluidas para hacerca parecer tal) se mantiene por lo pegajoso de su música y la simpatía del trío fuera de cámara… algo que de seguro tus sobrinos o hijos agradecerán.

Por supuesto que la mayoría del metraje está cuidadosamente planificado, sobre todo lo que magistralmente comienza como un kino-pravda luego se transforma en un notorio guiño a la persecución de la que son víctima los Beatles en A Hard Day’s Night, hace 45 años atrás en las psicodélicas calles londinenses, y que esta vez son cambiadas por la atiborrada Broadway y sus callejuelas aledañas. Nada nuevo bajo el sol, pero igual de entretenido y, virtualmente, al alcance de la mano.

02

Bien puede ser un fenómeno temporal (aunque los cabros ya cuentan con tres placas) o bien podríamos estar ante los Beach Boys del nuevo milenio; y claramente esta forma de publicidad (los mismos Jonas van en la película a comprar la primera copia de su disco ante la mirada afanosa de cientos de cientos de jovencitas esperando un autógrafo, una foto o una sonrisa de sus ídolos) es la última moda (ya lo habían hecho con Miley Cyrus y s concierto como Hanna Montana), la novedad para las hordas de fans, que la industria de sueños Disney ha puesto a disposición del breve mercado teen.

Pero de lo que estamos hablando aquí es de un show, un espectáculo cuyo arte manifiesta el hipnotizar por una hora y media a fanáticos mediante buena música, invitados estelares como Demi Lovato y Taylor Swift (si no saben quienes son, sírvanse consultar al joven más cercano), quienes acompañan a los Jonas en su delirante (por las expreciones de sus espectadoras) concierto.

031

Harta pirotecnia, un buen conjunto de cuerdas, buen desempeño escénico y entretenidos clips alternos en la vida “cotidiana” de Joe, Nick y Kevin (hasta que me aprendi sus nombres), junto a un pulcro video filmado en la parte más bonita del Central Park, hacen que Jonas Brothers en Concierto 3D sea la exusa perfecta para atar lazos con primos chicos, sobrinos o hijos justo al momento en que van a entrar a clases. 

Una buena forma de terminar el verano, o de comenzar el año escolar.

Read Full Post »